Tarde de lluvia la del domingo en el Benedicto XIII, pero de lluvia de goles. Y es que fueron siete nada menos los que cayeron en la portería contraria para desgracia del arquero visitante.

Aunque no lo parezca, no fue fácil, costo abrir la lata, en concreto 38 minutos, 38 minutos en los que el equipo de la roca dominó el balón y dispuso de oportunidades pero en los que los de Antzeneta resistieron, tuvo que llegar una magnífica internada de Nacho en el área para que le derribaran cometiendo penalti, el árbitro lo vio y lo cobró. Y así anotó Jairo el primero de la tarde para que en tan sólo cuatro minutos Moha volviera a perforar el arco visitante.

Ya se había abierto brecha para ir al descanso con 2-0. La brecha se hizo más grande a los once minutos del reinicio, cuándo anotaría Philippe el tercero y tras el que el partido se convertiría en una sangría en la que marcaron Jairo en el 61′, Enzo en el 63′ y el 78′ y Jairo en el 83′ cerrando el marcador y firmando un hat trick.

Otro gran partido en casa que sirve ya para convertirnos en lideres en solitario con dos puntos de ventaja sobre el CD Chert y para encarar con confianza el primer desplazamiento de la temporada en dirección a Oropesa del Mar.  

Autor: Sergio Farré