Partido emocionante en la primera tarde tras el cambio horario de invierno el que pudimos vivir el pasado domingo en el Benedicto XIII entre los primeros equipos de la ACD Peñíscola y el RC Salsadella, un partido que tuvo un inicio prácticamente calcado a lo que solemos ver en los equipos que visitan el Benedicto, equipo ordenado, con las lineas cerradas, juntas y muy cerca de su propia área, lo que dificulta sobremanera que el conjunto local pueda desplegar su juego.

En esta tesitura, el partido se convirtió en trabado, con lo que ello comporta de cara a la vistosidad, aún así, los peñiscolanos fueron capaces de crear ocasiones, ocasiones que no pudieron materializar hasta el minuto 16, en el que Alejandro, tras una internada por banda derecha, sacó un centro medido al punto de penalti que Guillem, que entraba de segunda linea, cabeceó al fondo de la red para subir el primero de la tarde al luminoso. Con este marcador enfilaron los jugadores el túnel de vestuarios para realizar el descanso reglamentario.

La segunda mitad seguiría el mismo guión, con los locales dominando la posesión del balón, pero sin poder generar excesivo peligro, hasta que, a medida que pasaban los minutos, y viéndose en la necesidad de buscar el gol del empate, la escuadra visitante abrió sus lineas y se estiró, cosa que propició que se generaran los espacios que los blanquiazules necesitaban y que sirvieron para generar numerosas ocasiones, ocasiones con mucho peligro pero poca recompensa, ya que el no quería entrar.

Tuvimos que esperar hasta el minuto 86 para ver llegar el “gol de la tranquilidad”, obra de Cano, que cogiendo la espalda a la zaga contraria, finalizaría de forma magistral con un disparo cruzado, raso y ajustado al palo derecho del meta visitante, que alojaría el esférico en el fondo de la portería salsadellí para dejar el marcador en el definitivo 2-0. En resumidas cuentas, un choque que no se decidió hasta su recta final, lo que lo convirtió en emocionante por el resultado, que no por el juego, por ser bastante trabado, pero que sirve al conjunto de “la Roqueta” para sumar su séptima victoria consecutiva, que se traduce en un liderato sólido a 7 puntos del segundo con tan solo siete jornadas disputadas.

Autor: Sergio Farré