El partido del pasado domingo en el Benedicto tuvo muchos alicientes, goles, emoción, y por supuesto, la victoria de los nuestros, que no fue fácil, ya que el conjunto chertí se presentó jugando bien sus cartas y demostrando que ocupa una posición impropia en la tabla considerando sus condiciones. Como viene siendo habitual, los peñiscolanos dominaron la posesión desde el principio, pero eso no significaba que iban a tener un partido plácido, porque a los cinco minutos del pitido inicial encajaron un gol de lo llamados “de picardía”, sacando una falta muy rápidamente y cogiendo a los blanquiazules desprevenidos. 0-1 en el marcador y tocaba remar a contracorriente. Aún así, los chicos de Mori siguieron a lo suyo, tocar y tocar, hasta que en el minuto 20, en una jugada que se inició con un pase de los que rompen lineas a cargo de Nacho, se la entregó a Pana, que se internó como un estilete por la anda para sacar un centro que Moha mandaría al primer toque al fondo de la red visitante, se igualaba el marcador y empezaba de nuevo el partido. Ya con las fuerzas igualadas fue el conjunto de la roca el que desequilibró de nuevo, a través de Guillem, uno de los protagonistas del encuentro. Fue en el minuto 35 cuando marcaría su primer gol de la tarde, que no sería el último ni mucho menos. Pensaron los peñiscolanos que el trabajo ya estaba echo, y nada más lejos de la realidad, pues a 3 minutos del descanso, los chertins aprovecharían un error de la zaga blanquiazul para volver a igualar la contienda a 2, resultado con el que se irían los futbolistas a la caseta. En el reinicio, los peñiscolanos siguieron encajonando al equipo visitante en su campo, y en el 42, de nuevo Guillem, a la salida de un córner, metería el balón en el arco visitante de un testarazo. Volvían a ponerse los locales por delante y esta vez sí, parecía que el partido se iba a decantar del lado local, más aún cuando de nuevo Guillem, en una jugada embarullada en el área, volvería a batir la portería chertina para firmar su hat trick y poner el 4-2 en el luminoso. Ahí fue donde los de Chert decidieron salir a por el partido y casi lo consiguen, ya que en el 72, y ayudados de nuevo por un error de la zaga local, meterían el 4-3 que ya sería definitivo en un partido que, como estamos acostumbrados, fue muy trabado y donde la escuadra chertina supo aprovechar las oportunidades que les brindó la defensa peñiscolana, aun así, el primer equipo de la ACD Peíscola sigue líder invicto cuando faltan tan solo tres jornadas para el final de la primera vuelta.