Partido marcado por el fuerte viento en el “Santa Ana” de Catí, lo que hizo imposible la práctica del fútbol, aún así, se debía jugar , y se jugó.

En la primera mitad, los peñiscolanos disfrutaron del viento a favor, dominando el juego, aunque el gol legó en un contraataque, en el minuto 8 de juego, que dejó a Alejandro en un mano a mano con el meta rival para batirlo por abajo.

A los diez minutos, el capitán peñiscolano, Uru, tocaría un balón con las manos que el colegiado castigó con la pena máxima, a la que Alberich respondió atajando el golpeo, no una vez sino dos, para desbaratar la ocasión local de igualar el marcador, esto dio alas a los blanquiazules, que en el minuto 45, y en otra contra, esta vez finalizada por Enzo, pondrían en el luminoso el 0-2 con el que los jugadores se irían a la caseta. En el reinicio, ahora ya con el viento en contra, llegaría el tercero, obra de Madri, que en una jugada embarullada dentro del área, fue el más listo de la clase al hacerse con el balón y mandarlo al fondo de la red en un diparo raso ajustado al palo izquierdo del arquero local.

Con 0-3 el Catí se volcó al ataque, y en el minuto 60, en una jugada desafortunada, nuestro zaguero Fabián se marcaría en propia puerta. Este gol cayó como una losa sobre los nuestros, lo que propició que los de Catí, en una contra anotaran el segundo y se crecieran aún más, a lo que el Peñíscola respondió retrasando lineas y defendiéndose como se suele decir, “como gato panza arriba”, para ´terminar un partido sufrido con una segunda parte no demasiado buena, pero que se traduce en la novena victoria consecutiva de una ACD Peñiscola de récord que no destensa la cuerda para ser cada día más líder.