Empezamos los destellos de esta semana como siempre por el equipo juvenil, que en esta ocasión recibió en el Benedicto XIII al Orpesa CF, y que, lejos de la actitud mostrada en el último partido en Cabanes, esta vez nuestros chicos se mostraron como un equipo sólido, intenso y bien ordenado en el campo.
Tanto fue así, que el partido no se decantó del lado visitante hasta los últimos 15 minutos, cuando el marcador aún reflejaba un meritorio empate ante un gran rival, pues no hay que olvidar que estamos hablando del equipo que ocupa la segunda posición en la tabla actualmente.
Fruto de la intensidad mostrada por ambos conjuntos, el partido fue algo bronco y difícil para el árbitro.
Un partido del que el cuerpo técnico sale contento, aunque con la necesidad de seguir puliendo distintos aspectos técnicos con los que a buen seguro se pondrán a trabajar de inmediato.

Por su parte, el equipo cadete, que se enfrentaba también al Orpesa CF, no termina de encontrar la senda de los resultados, en esta ocasión, el partido empezó mal para los nuestros, que encajaron muy temprano la mayor parte de los goles en contra, lo que condicionó sobremanera los ánimos y la confianza de los pupilos de Manuel, que aunque consiguieron anotar un gol, no pudieron darle la vuelta al marcador. Toca seguir remando hasta conseguir encontrar las buenas sensaciones primero, y los resultados después.

Diferente es el caso de los chicos de Paco, los infantiles, que tenían un partido complicado donde los haya, y que resolvieron con épica en una gran remontada contra el CF Sant Mateu, que visitaba Peñiscola siendo líder. Tras los primeros 45 minutos, se llegó a la media parte con el marcador desfavorable por 1-3. Ya en la segunda parte, nuestros infantiles jugaron los mejores momentos de la temporada, consiguiendo igualar la contienda, y a punto de pitar el final, apelando a la épica, anotaron el definitivo 4-3, lo que supone un plus de moral para afrontar los próximos partidos y les aportará la energía necesaria para seguir trabajando a tope.

Cambiamos a futbol 8, con el alevín A, que está empezando la temporada en una autentica montaña rusa, en la que es capaz de actuaciones extraordinarias como la del pasado fin de semana ante el líder, y de otras, como la de esta jornada, en la que el Villarreal CF fue excesivamente superior en su campo. Nuestros alevines mayores no encontraron en ningún momento su juego, y las pocas opciones que tuvieron, tampoco supieron aprovecharlas. Les tocará seguir buscando para intentar encontrar esa tecla, ya sea técnica, física o mental, que les lleve a la regularidad y a sacar todo el fútbol que se sabe que tienen dentro.

Por lo que respecta al alevín B, que jugaba en casa contra la ACD Benicense, uno de los de arriba, jugaron un partido bastante difícil, en el que los nuestros empezaron presionando con ambición, hasta el punto de fallar dos o tres ocasiones claras, con tan mala suerte que en la primera llegada visitante tuvieron el acierto de anotar, a partir de ahí, los ánimos de los blanquiazules cayeron bastante, hasta ir a la caseta con un marcador bastante desfavorable. Ya después del descanso, los chicos se mentalizaron de que empezaba otro partido, y vaya si lo hicieron, incluso consiguieron anotar en más de una ocasión, aunque no fue suficiente para remontar. No obstante, hay que felicitar a los chicos por el gran esfuerzo y las ganas, que seguro que pronto se convertirán en resultados favorables.

Vamos ahora con la siguiente categoría, los benjamines, en la que los que compiten en el Montsià descansaron, y en la que el B se enfrentó al CD l’Alcora en su casa, un Alcora que ocupa la tercera plaza, y que planteó un partido que en la primera parte empezaron perdiendo los nuestros, pero que más tarde se igualaría. Nuestro benjamín iba funcionando, pero llegó un gol en propia que tocó algo la moral del equipo, a pesar de eso, los nuestros se volcaron arriba y apretaron al rival, un rival que estaba muy bien plantado en el campo y que finalmente acabó llevándose el partido. Un partido que se perdió, pero del que quedaron buenas sensaciones y tras el que los pupilos de Marcos y Sergio iran aprendiendo día tras días con esas ganas que les caracterizan.

Y ya solo quedan los prebenjamines, en los que el A sigue con su racha de victorias, y van cuatro ya. En esta ocasión, su “víctima” fue el CD Vall d’Alba, que visitó el Benedicto XIII, y que poco pudo hacer contra los chicos de Santi, que fueron un vendaval y que siguen líderes tras esta nueva victoria. Por supuesto, tanto unos como otros, disfrutaron de una magnífica mañana de diversión practicando su deporte favorito.

Terminamos estos destellos con el prebenjamín B, que se fue hasta la capital para traerse una meritoria victoria ante el filial “orellut”, el CF Promesas Castalia, que hasta el momento era uno de los equipos de cabeza. Ahora bien, por encima de todo queda que nuestros pequeños siguen aprendiendo a buen ritmo, y lo más importante, que se lo pasan en grande ya sea ganando o perdiendo.