El ACD Benjamín de segundo año no descuida su preparación, pese a quedar pocas jornadas para finalizar la temporada, sus monitores Marcelo y Mohamed, planificaron un entrenamiento en la playa norte de Peñíscola, entre otros ejercicios realizaron voley con el pie, partidillo a porterías pequeñas y un circuito aeróbico para potenciar las extremidades inferiores.

La playa es una buena superficie para realizar ejercicios pliométricos, ya que las articulaciones no sufren mucho con el impacto. Si queremos enfocar el entrenamiento a la potencia de piernas podemos realizar sprints sobre la arena. Aceleraciones cortas con cambios de sentido para trabajar aún más la potencia y explosividad con continuas aceleraciones y frenadas. Dependiendo del tiempo de trabajo podemos realizar también un trabajo exigente de potencia aeróbica para trabajar, así, el sistema cardiovascular.

La arena es una superficie muy utilizada en el mundo de la preparación física, debido a sus importantes ventajas para el que lo practica. Además, salir del lugar habitual de trabajo deportivo ayudará a cambiar la rutina diaria y a seguir progresando en los entrenamientos. Y, al igual que otros muchos factores de la condición física, la potencia será uno de los principales resultados que lograremos corriendo sobre la arena.

Bonitas imágenes las que pudimos tomar en esta sesión.