Cuando uno se acerca a los clubes que trabajan con chavales, se da cuenta que muchos de ellos, por no decir la mayoría, no cuentan con la figura del psicólogo.

En fútbol, la cantera no es sólo la base para la formación de futuros futbolistas, es una experiencia para todos aquellos niños, formadores y entrenadores que forman parte de un club o escuela deportiva. En las primeras etapas de formación de un niño, el trabajo psicológico es importantísimo, y conviene que el entrenador-formador cuente con la ayuda de profesionales, al igual que en otras áreas como la médica o la preparación física. Por este motivo es muy importante la formación en Psicología del Deporte de monitores y entrenadores-formadores de fútbol, pero pocos clubes o escuelas deportivas llevan esto a la práctica. Sería tan sencillo como dar clases y charlas sobre Psicología del Deporte aplicada al fútbol. También he de decir que hay escuelas que sí están llevando esto a cabo. Un ejemplo es la Escuela Municipal de Fútbol de Orihuela, de la que soy monitor desde hace 8 años. Esta escuela incorporó hace unas temporadas a Oscar Andreu (psicólogo) para ejercer esa labor tan importante en la formación de los niños y los monitores.

Entre Oscar y Raimon (Licenciado en Educación Física y persona que coordina el funcionamiento y la metodología en esta escuela) marcan las pautas a seguir en una serie de aspectos que deben de tener en cuenta los monitores o entrenadores formadores. En las categorías en las que trabajamos, no debemos obsesionarnos con los aspectos estrictamente deportivos, sino también con los personales que inciden en el ámbito futbolístico del niño, como:

  • Las Relaciones familiares.
  • Las Relaciones con los demás compañeros de equipo.
  • Las Relaciones entre el niño y el entrenador-formador.
  • Otros aspectos importantes para el niño: colegio, instituto, amistades.
  • Su Rendimiento académico.

 

Pero no debemos olvidarnos de los aspectos deportivos como:

  • La Motivación del niño a la hora de la práctica deportiva.
  • Controlar a los niños con ansiedad pre y competitiva.
  • Fijarnos en su atención y concentración durante la práctica deportiva.
  • Controlar su rendimiento deportivo, tanto en entrenamientos como en competición
  • Interesarnos por los trastornos o problemas personales.

 

Para trabajar todos estos aspectos, el entrenador-formador tiene que manejar cierta información:

  • Ha de conocer a los niños y valorar sus aptitudes psicológicas.
  • Tiene que atender y asesorar en aspectos educativos.
  • Debe fomentar un adecuado clima en el equipo.
  • Ha de mejorar las aptitudes psicológicas para el entrenamiento y la competición.
  • Tiene que promover una motivación en los niños.
  • Y tiene que intervenir ante problemas o situaciones que se puedan plantear durante la temporada.

Teniendo en cuenta todo esto, ya tenemos una base para saber cómo afrontar el día a día en la formación de los niños. Una de las cosas que se está llevando a la práctica en la E.M.O son las charlas con los padres y madres de los niños, para que se familiaricen con el trabajo psicológico, y comprendan la labor de los entrenadores-formadores con sus hijos, ya que el objetivo de las escuelas deportivas debe ser el de contar con ellos para que favorezcan el trabajo diario de los monitores. También se valoran algunos aspectos como la concentración o la motivación hacia la práctica deportiva del niño (se dan casos en los que tiene más interés por el fútbol el padre que el hijo).

Lo que está muy claro, es que la E.M.O se ha dado cuenta de la necesidad de la psicología en el deporte en general, y el fútbol base en particular y no sólo como asesoramiento y formación de entrenadores, sino como un miembro más la escuela deportiva. Desde este humilde blog, quería reconocer la iniciativa de la escuela municipal de fútbol de Orihuela, al incluir un psicólogo deportivo en su organigrama. Y resaltar la gran labor que está despeñando Oscar Andreu. Asesorando a los niños en el tema educativo, controlando el rendimiento académico de todos ellos, recuperando psicológicamente a niños que sufren lesiones de gravedad, apoyando a los que tienen problemas familiares, etcétera.

 

Autor: Miguel Ángel Aroca (Entrenador Nacional de Fútbol)

 

Publicado en ‘La soledad del entrenador’