Miedo

0
283

Nunca imaginé……..creo que nunca imaginamos….encontrarnos en estas circunstancias, dentro de nuestras jaulas de oro, rebosantes de casi todo, pero jaulas al fin y al cabo…..Aún me tengo que frotar los ojos…..tenemos que frotarnos los ojos para sacudirnos esa sensación de irrealidad, de incredulidad, de negarnos a creer que sea cierto lo que nos está pasando, que el mundo se haya detenido y nos haya obligado a dejar de ser humanos, a dejar de abrazarnos, de compartir……A menudo me sobresalta……nos sobresalta….. la realidad más cruel con ese pellizco en el alma que abre la puerta al miedo…..miedo de padre, miedo de hijo, miedo de abuelo, miedo egoísta pero también generoso, el miedo y la incertidumbre por los que ahora no están con nosotros y a los que no podemos abrazar.El mismo miedo contra el que me revelo……. nos revelamos….para hacer frente a un enemigo invisible que nos ha de encontrar unidos, quizás nunca lleguemos a estarlo tanto como cuando nos han obligado a separarnos.Pienso ahora en este pueblo, el nuestro, un pueblecito pintado a trazo fino sobre un lienzo de agua.Un pueblo que, aún sin serlo, ya considero mío….Y pienso en su gente, en sus familias, a las que el mar dejó heridas hace no tanto y ahora, de nuevo, la naturaleza las golpea despiadadamente.Gente, personas, familias, amigos…..a los que todos conocemos y que lo pasarán mal económica y anímicamente.Y en todo este amasijo de emociones desbordadas y contradictorias un día, algún día…..aparecerá el fútbol y entonces sí entenderemos su dimensión real……..la de un juego, un simple juego que nos sirve de excusa para salir, saludarnos, reír, beber, almorzar, divertirnos……….y permanecer juntos.Ese día en que despertemos de este extraño sueño, cuando, al fin, llegue nuestro primer partido y el árbitro señale el comienzo, no empezará solo un partido……….y no habrá derrota, solo victoria, la de una vida, la nuestra, la de los nuestros, que merece seguir su camino.Hasta pronto!!!!! **Para todos aquellos que, en algún momento, sienten o han sentido miedo.Y para mis niños, a los que ya empiezo a echar de menos.**
Artículo de Marcos Quinzano

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here